Evaluando S/4 HANA Public Cloud como producto potencialmente disruptivo

By 15 febrero, 2018Noticias

Hace ya cinco años, en 2013, McKinsey Global público un artículo en el que hablaba de las nuevas tecnologías que se esperaba que tuviesen un impacto disruptivo en el mercado. A día de hoy, y con los matices debidos a las distintas velocidades de penetración en el mercado y a las características singulares de cada una de estas tecnologías, no está de más repasar el grado de cumplimiento de las expectativas que entonces se generaron, la situación actual y la previsible evolución, especialmente en el sector IT.

Antes de nada, es mejor comenzar por el propio concepto de disrupción. Desde el punto de vista académico, se definió en un artículo de la Harvard Business Review y alude a productos con una penetración muy rápida en el mercado, lo que provoca una ruptura del statu quo existente – una disrupción – utilizando básicamente dos técnicas: Acceder a un mercado más amplio en función de un coste más agresivo aun ofertando menores prestaciones, o creando mercados y servicios nuevos. Ejemplos del pasado pueden ser la introducción de la telefonía móvil o la de la fotografía digital. No es necesario que la tecnología sea realmente nueva, sino que lo que puede ser nuevo puede variar desde innovaciones en el proceso de fabricación que permita el abaratamiento del producto o prestación del servicio, hasta cambios en el proceso de comercialización

Con estos conceptos en mente y volviendo al informe de McKinsey, en él se identificaban en su momento hasta doce tecnologías previsiblemente disruptivas, empezando por internet móvil, automatización del conocimiento, internet de las cosas (IoT) y los sistemas cloud (SaaS/PaaS). Esto quiere decir que en estos ámbitos era previsible un aumento de mercado, bien por poder acceder a un sector más amplio gracias a una reducción de costes o bien a través de la generación de nuevos productos y servicios. Como mínimo podemos constatar que también son conceptos que de un tiempo a esta parte se han hecho habituales más allá de los profesionales especializados en IT.

En cualquier caso, ninguna de estas tecnologías es nueva. El procesamiento de los dispositivos móviles es una realidad desde hace años, ahora potenciada con la mayor capacidad de datos o las conexiones más rápidas con tecnología 4G, la utilización de algoritmos en sectores como banca o seguros es conocida, así como la utilización de sensores conectados a internet o la oferta de servicios de software desde la nube. La capacidad de disrupción no viene dada por la aparición de la tecnología, sino por la creación de un producto o servicio que por coste o por funcionalidad permita una penetración rápida en el mercado

Es buscando esta capacidad de penetración como SAP ha diseñado el ecosistema S/4 HANA Public Cloud, basándose en el mismo mix de tecnologías identificadas por McKinsey lo que le convierte en un producto potencialmente disruptivo. Es cierto que no se trata del primer ERP ofrecido como SaaS ni siquiera por el propio fabricante, que ya dispone de soluciones como Business One o Business by Design en la nube, pero si la primera vez que se ofrece la última versión del producto líder en la nube a un precio competitivo, y es ese modelo de negocio el que supone una auténtica revolución en el mercado. Un análisis detallado de los costes operativos de una solución estándar on-prem frente a cloud permite comprobar la capacidad de penetración potencial en el mercado del que dispone el producto, abriendo la puerta a que compañías que anteriormente no podían permitirse una solución de este tipo puedan acceder a él en un futuro muy cercano. Por otra parte, la estandarización radical de los procesos core de negocio viene acompañada de la posibilidad de utilizar una plataforma PaaS para el desarrollo de aquellos procesos específicos que aporten un valor diferencial a las compañías. El producto se basa también en una apuesta radical por la movilidad, partiendo de un interfaz de usuario pensado específicamente, no solo para la conexión remota, como no podía ser de otra manera en una solución SaaS, si no para su adaptación a dispositivos móviles.

Pero el backoffice no está solo. La concepción de la solución como un ecosistema de aplicaciones le ha permitido concentrar todas estas tecnologías en una aplicación de la que sin duda se oirá hablar mucho en el futuro, y que no es otra que SAP Leonardo.  La funcionalidad de esta herramienta incluye la capacidad de integración con sensores remotos (IoT) combinada con motores de inteligencia artificial, machine learning y algoritmos predictivos, así como otras tecnologías que hace cinco años aun no eran conocidas como el caso de blockchain. Es la combinación de los nuevos servicios que se pueden generar con estas tecnologías, junto a la posibilidad de acceder a ellas por parte de empresas que anteriormente no podían lo que nos hace prever una posible disrupción en el mercado.  Como conclusión, a la hora de evaluar el producto hay que tener en cuenta el ecosistema completo de aplicaciones junto a la estrategia de comercialización y del producto.

Fuentes:
https://www.mckinsey.com/business-functions/digital-mckinsey/our-insights/disruptive-technologies
https://hbr.org/1995/01/disruptive-technologies-catching-the-wave

Contacto:
alvaro.ozonas@birchmangroup.com

Leave a Reply